Concepto de Sistema Respiratorio


El sistema respiratorio es el responsable de proporcionar al cuerpo humano el oxígeno que necesita, eliminando el gas carbónico también conocido como dióxido de carbono, que se produce en las células mediante un proceso llamado respiración. La respiración pulmonar al igual que todo el sistema respiratorio (partes del sistema respiratorio) está compuesto por: la boca, las fosas nasales, la faringe, traquea, epiglotis, tráquea, los bronquios principales, los bronquios segmentarios, los bronquios lobulares y los bronquiolos. Existe un proceso de intercambio del oxígeno el cual se encuentra estructurado por los sacos alveolares y los conductos pulmonares.

sistema-respiratorio


Qué es el sistema respiratorio


El sistema respiratorio es el encargado de consumir el oxígeno y de la producción de dióxido de carbono, este es un proceso indispensable para la vida. Se puede decir que, el sistema orgánico especializado en el intercambio de dióxido de carbono y oxígeno entre la sangre y la atmósfera, es necesario para el cuerpo humano en una velocidad adecuada a las necesidades del organismo e incluso en el momento de máximo esfuerzo.

Para mantenerse vivo, el cuerpo humano necesita producir suficiente energía, esta energía es producida por la combustión de moléculas de nutrientes, que se oxidan cuando se combinan con oxígeno. La oxidación implica la combinación de carbono e hidrógeno con oxígeno para formar dióxido de carbono y agua.

¿Para qué sirve el sistema respiratorio? el sistema respiratorio como anteriormente se mencionó, es aquel que permite que el oxígeno ingrese al cuerpo, así como la salida de dióxido de carbono. El sistema también ayuda a mantener el equilibrio entre ácidos y bases en el cuerpo mediante la eliminación eficiente de dióxido de carbono de la sangre.

Cuando respiramos, lo que estamos buscando es capturar oxígeno, un gas que es esencial para que nuestras células vivan y se desarrollen. El sistema respiratorio permite que el oxígeno ingrese al cuerpo y luego elimina el dióxido de carbono que es el gas residual que queda después que las células hayan usado oxígeno. Con lo anterior expuesto queda claro para qué sirve el sistema respiratorio.


El aire ingresa a nuestro cuerpo a través de la inhalación y el CO2 (dióxido de carbono) se elimina por exhalación.

Una vez que el aire que inhala el hombre llega a los alvéolos, llega a través de pequeños capilares a la sangre, estos (alvéolos) se encuentran ubicados en las paredes de los pulmones. Allí es llevado al corazón desde donde se envía al resto del cuerpo.

Por el contrario, el dióxido de carbono, que sale de las células del cuerpo, viaja a través de los capilares de regreso al corazón que luego enviará esta sangre a los pulmones y se llevará a cabo el proceso opuesto para que se pueda exhalar CO2.

La nariz es la responsable de recibir calentar y humedecer el aire que se inhala. Las fosas nasales están conectadas a los senos o cavidades sinusales, espacios huecos dentro de algunos huesos de la cabeza que contribuyen a que el aire inspirado se caliente y humedezca.

Luego el aire pasa a la faringe, sigue la laringe y entra en la tráquea. A la mitad de la altura del tórax, la tráquea se divide en dos tubos bronquiales que se dividen una y otra vez en tubos bronquiales secundarios y terciarios y, finalmente, alrededor de 250,000 bronquiolos.

Al final de los bronquiolos se agrupan en grupos de alvéolos, pequeños sacos de aire, donde se lleva a cabo el intercambio de gases con la sangre.


Órganos que componen el sistema respiratorio humano

Los siguientes órganos del sistema respiratorio son aquellos que participan en el proceso de respiración y son:

  • Nariz: Característica por sus dos cavidades las cuales tienen como función principal, recibir, calentar (a través de unas estructuras llamadas cornetes) y filtrar al interior del cuerpo humano, el aire.
  • Faringe: Conducto muscular y membranoso que ayuda a que el aire se vierta en las vías respiratorias inferiores.
  • Epiglotis:Cubierta que evita que los alimentos entren en la laringe y la tráquea al tragar. Enmarca la división entre la laringofaringe y la orofaringe.
  • Laringe: Conducto cuya función principal es la filtración de aire inspirado. Además, permite el paso del aire hacia la tráquea y los pulmones y se cierra para no permitir el paso de los alimentos durante la deglución y tiene la función de un órgano sonoro, es decir, produce sonido.
  • Tráquea: Proporciona un camino abierto al aire inhalado y exhalado de los pulmones.
  • Bronquio: Se encargue en conducir o dirigir el aire que va desde las tráqueas hasta los bronquiolos.
  • Bronquiolo: Conduce el aire que va desde los bronquios a través de los bronquiolos y termina en los alvéolos.
  • Alvéolos: Es aquí donde ocurre el proceso de Hematosis (este permite el intercambio gaseoso, es decir, dentro de la sangre elimina el dióxido de carbono y recoge el oxígeno).
  • Pulmones: La función de los pulmones es realizar el intercambio gaseoso con la sangre, por lo que los alvéolos están en contacto cercano con los capilares.
  • Músculos intercostales: Movilizar un volumen de aire (necesario para después de un intercambio de gases, proporcionar oxígeno a los tejidos del cuerpo humano), es el principal funcionamiento de los músculos intercostales.
  • Diafragma: Músculo estriado que separa la cavidad torácica (pulmones, mediastino, etc.) de la cavidad abdominal (intestinos, estómago, hígado, etc.). Participa en la respiración, baja la presión dentro de la cavidad torácica y aumenta el volumen durante la inhalación y aumenta la presión y disminuye el volumen durante la exhalación. Este proceso se lleva a cabo principalmente contrayendo y relajando el diafragma.

Además de los órganos del sistema respiratorio, este incluye tubos, como los bronquiales, que se utilizan para transportar aire a los pulmones, donde se produce el intercambio de gases (hematosis). El diafragma, como cualquier músculo, puede contraerse y relajarse. Cuando los pulmones se relajan al tener espacio, se expanden para llenarse de aire y cuando se contraen, se expulsa. Estos sistemas de respiración varían según el organismo.

Para poder observar con claridad, cómo esta estructurado este sistema, se recomienda visualizar las numerosas imágenes del sistema respiratorio que se encuentran en la red. Una de ellas es la siguiente:


estructura-sistema-respiratorio

Cuáles son las funciones del sistema respiratorio


1. Su principal función es la de articular cada uno de los procesos que intervienen en la captación de oxígeno del exterior. Uno de los desechos provenientes de dichos procesos es el dióxido de carbono, el cual pasa a la sangre, luego a los pulmones y finalmente es expulsado a la atmósfera.

2. Otra de sus funciones es la de filtrar y humedecer el aire que ingresa al organismo.

3. Colabora con el sistema olfatorio en cuanto a la detección de olores.

4. Gracias al sistema respiratorio es posible la fonación y vocalización.

Enfermedades del sistema respiratorio


Ciertas enfermedades del aparato respiratorio se originan, en su mayoría, por virus y bacterias. Si no se mantiene una prevención y un control adecuado, pueden tener consecuencias mortales. Entre las enfermedades más comunes se encuentran:

Resfriado común y gripe


La gripe es una enfermedad respiratoria aguda, aparece abruptamente y se asocia con fiebre. El responsable es el virus de la influenza. Por otra lado, durante el resfriado, los síntomas suelen ser menores. Hay más de 200 tipos diferentes de virus capaces de desencadenar sus síntomas.


Tanto la gripe como el resfriado común Son enfermedades infecciosas, ambas son causadas por virus (agentes infecciosos que no responden a tratamientos antibióticos). Regularmente estas, afectan el buen desarrollo e imágenes del sistema respiratorio y se presentan con síntomas como: estornudos, tos, rinorrea, entre muchos otros síntomas.

En el caso de la gripe, la vacunación es efectiva, aunque debe señalarse que los virus de la gripe cambian con frecuencia. Por lo tanto, la vacuna se modifica cada año (para que sea lo más efectiva posible) y es por eso que el hecho de haber sido vacunado el año pasado no confiere protección para el año en curso. La protección se desarrolla dentro de las 2 semanas posteriores a la recepción de la vacuna y puede durar hasta un año. Por lo tanto, es necesario vacunarse todos los años.

En relación con el resfriado común, la prevención es difícil debido al estilo de vida aleatorio de hoy. Sin embargo, algunos consejos prácticos serán útiles tanto para la prevención de la gripe como para el resfriado.

A continuación algunos consejos.

  • Higiene escrupulosa de las personas afectadas. Evitar tocarse la nariz y llevársela a la boca. Cubrirse la nariz con un pañuelo cuando estornude, para evitar la propagación de gotas contagiosas.
  • Reposo en cama mientras se altera el estado general.
  • Evitar las multitudes, los ambientes cargados y si es fumador, abstenerse.
  • Digerir muchos líquidos para fluidificar las secreciones y combatir la deshidratación si hay fiebre.
  • Dormir con la cabeza elevada sobre la almohada para aliviar la congestión nasal.
  • Hacer gárgaras con agua tibia disolviendo un poco de sal y bicarbonato de sodio.
  • Lavar las fosas nasales con agua tibia o un poco de sal o infunda unas gotas.
  • Vacunarse contra la gripe en noviembre después de consultar con su médico.
  • Usar analgésicos regulares si es necesario. Para productos contra el resfriado, consulte a un médico.
  • No es recomendable usar antibióticos sin la receta de su médico. No tienen acción contra los virus.



Rinitis


La rinitis es la inflamación e hinchazón de la membrana mucosa de la nariz; se caracteriza por secreción nasal y congestión, y generalmente aparece debido a un resfriado común o alergia estacional.

Este se clasifica como alérgica o no alérgica. La causa de la rinitis no alérgica suele ser una infección viral. La nariz es el segmento del tracto respiratorio superior que se infecta con mayor frecuencia.

La rinitis puede ser aguda (de corta duración) o crónica (de larga duración). La rinitis aguda a menudo es el resultado de infecciones virales, pero también puede ser causada por alergias, bacterias u otras causas. La rinitis crónica generalmente ocurre junto con la sinusitis crónica (rinosinusitis crónica).

Faringitis


Es la inflamación de la garganta o la faringe a menudo causada por una infección bacteriana o viral. Causa molestias, dolor en esta región, lo que a menudo conduce a dificultades para tragar o hablar.

Amigdalitis


La amigdalitis es un tipo de infección que es muy común entre los niños, pero es menos común en los adultos. Esta condición consiste en una inflamación de la garganta y las amígdalas causada por diferentes tipos de virus o bacterias, como los estreptococos del grupo A; responsable de las causas de faringitis estreptocócica, que es la más común.


Estos tipos de bacterias también pueden vivir tanto en la nariz como en la garganta sin causar ninguna enfermedad y propagarse a través del contacto con pastillas para la tos o estornudos de una persona infectada.

Bronquitis


La bronquitis es una inflamación del revestimiento de los bronquios que transportan aire dentro y fuera de los pulmones. Las personas que tienen bronquitis generalmente tosen con moco espeso y, quizás, decoloradas. La bronquitis puede ser aguda o crónica.

- Enfisema Pulmonar. Esta afección llamada Enfisema Pulmonar, causa principalmente dificultad para respirar. Las personas con enfisema tienen bolsas de aire dañadas en los pulmones (alvéolos). Con el tiempo, las paredes internas de los alvéolos se debilitan y se rompen, lo que crea espacios de aire más grandes en lugar de muchos espacios pequeños. Esto reduce la superficie de los pulmones y, a su vez, la cantidad de oxígeno que llega al torrente sanguíneo.

Asma


El asma es una afección en la cual las vías respiratorias se estrechan y se hinchan, lo que causa más mucosidad. Esto podría dificultar la respiración y causar tos, sibilancias y falta de aliento.

El asma para algunas personas es un malestar cualquiera en su dia dia. Para otros, puede ser un problema considerable que interfiere con las actividades cotidianas y puede provocar ataques de asma potencialmente mortales.

El asma no tiene cura, pero sus síntomas pueden controlarse. Debido a que el asma cambia con el tiempo, es importante que colabore con el médico para controlar sus signos y síntomas y ajustar el tratamiento según sea necesario.



Neumonía


La neumonía es una infección que inflama los alvéolos de uno o ambos pulmones. Los sacos de aire se pueden llenar con líquido o pus (material purulento), lo que causa tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. Varios microorganismos, como bacterias, virus y hongos, pueden causar neumonía.

La severidad de la neumonía puede variar de leve a potencialmente mortal. Es más grave en bebés y niños pequeños, personas mayores de 65 años y personas con problemas de salud o del sistema inmunológico.

Cáncer de pulmón


El cáncer de pulmón es un tipo de cáncer que comienza en los pulmones. Estos son órganos esponjosos ubicado en el cofre encargado de toma el oxígeno que inhala el individuo para luego liberar dióxido de carbono al exhalar.

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en los Estados Unidos tanto en hombres como en mujeres. El cáncer de pulmón cobra más vidas por año que todos los cánceres de colon, próstata, ovario y seno juntos.

De igual manera existen otras enfermedades como por ejemplo:
  • Insuficiencia respiratoria.
  • Rinosinusitis
  • Faringoamigdalitis aguda (angina).
  • Difteria.
  • Tosferina (tos convulsiva).
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Bronquiectasias.
  • Fibrosis quística.
  • Bronquiolitis obliterante.
  • Síndrome de apnea e hipoapnea obstructiva del sueño (SAHOS).